Relatos, narraciones, cuentos, historias. Nunca supe la diferencia.

jueves, 2 de agosto de 2012

Metrópolis

0 ideas compartidas
Hoy te odio, Creador. Entre mis manos, en la sangre, flotan lascivamente las luces que pusiste en mi mente. Sólo son pedazos de un cerebro, nada más, me engañaste con tus espejos de colores y yo te creí, insulsa. Así fuiste siempre, Creador. Soy un crucifijo de tus palabras, y en el medio de mi pecho enterraste el último clavo con violencia. Desde entonces, la madera y yo somos un mismo cuerpo combustible, corroído, que huele a podredumbre mientras lo devoran las termitas.

Yo soy tu Creación. Me rebelo ante el título, le escupo e indilgo las culpas. Tus manos malolientes me liman la piel, la raspan. Tus palabras muerden mi carne como una jauría de perros. Me hierve la sangre de sólo oír tu ronroneo estúpido, tajante, el rumor de caños de escape que sale de tu boca dura, y la potencia del pavimento que estalla de tu cuerpo, Creador, cuando el humo te corroe el aire. 

Tan hábil es tu lengua que hasta mis hermanos desconocen mi existencia. Tu especialidad, Creador, es moldear furias e iras, resquebrajar carnes suaves y partir huesos blandos. Repartes voces excitadas al ansioso, brazos asfixiantes al temeroso, sonrisas compasivas al valiente. A mí, Creador, me seduces con un silencio absoluto, burdo y estúpido, que sólo deja en descubierto mi voz, mis pasos, mis latidos rústicos. Es un silencio de ecos, de colectivos y autos y griteríos de Norte a Sur y Este a Oeste, de cotorreos endiablados que no dicen más que ruido, ruido, ruido, ruido, en cada rincón del oído hasta derramarse de lleno en el tímpano como una marea desenfrenada. Me regalás la prueba de mi silencio absoluto, de mi lingüística hueca y de pensamientos interrumpidos.

Ah, Creador, tan sensual entre el monóxido de carbono y la basura acumulada, altivo en las antenas, lánguido las plazas, robusto en las veredas. Ah, Creador, mis suspiros no son un elogio a tu elocuencia, son el odio que gorgotea y brota del alma para insultarte desde el aire silencioso que tus mismas manos moldearon para mí. La Creación te repudia, Creador, y eso sólo te hace más fuerte. Eso sólo me hace más débil. 
 
Copyright ©  .
Blogger Theme by BloggerThemes | Theme designed by Jakothan Sponsored by Internet Entrepreneur