Relatos, narraciones, cuentos, historias. Nunca supe la diferencia.

lunes, 3 de enero de 2011

Papiro

Las tardes sobrepasan mi sangre, a veces, y mi cuerpo se drena. En dichos momentos me siento un papiro áspero, quebradizo. Aprieto mis manos y surgen líneas, canaletas infinitas cargando polvo de neutrones, al mismo tiempo que junto al esternón palpita lo que queda de esa viscosa sustancia que en algún momento tuvo nombre y huellas digitales. Hoy, sólo quedan fotos.


Mientras camino, como una usina, el movimiento de mis piernas activa neuronas muertas. No, no son muertas; son asesinadas. Se despliegan ágilmente en mi conciencia, como un relámpago: es en este instante cuando mi piel es papiro, y mi vieja viscosidad es celulosa. Despierto en las fauces del Lobo, envuelta en sus babas hediondas, y comienzo a cantar. Al fin y al cabo, soy su lengua y su saliva, soy el filo de sus dientes. El Lobo es mío y de nadie más, y yo he sido eternamente suya. A veces yo soy su ama y señora, y él llora con su latigocola enrollado entre las patas raquíticas. Hoy, mientras camino, soy de su posesión, soy su carne ponzoñosa. Hoy él es dueño de mi pielpapiro; su pelaje es veneno, sus ojos son volcanes.


Canto, simplemente, porque no sé hablar. Las palabras se mutan y dislocan en mi garganta, y acaban siendo un vómito ebrio de conceptos reverdecidos y desfallecientes, a punto de entregar su corta vida al nonsense de la existencia. Informes y débiles, se arrastran hacia la Liebre de Marzo, y ella las bebe violentamente hasta no dejar nada, sin sospechar que sobre su lomo, húmedo y anhelante, la ensombrece mi Lobo.


Sí, perdón. Vuelvo al Lobo. Él no sabe de mi canto, ya que sólo conoce el aroma de mi drenaje. Mastica mi cuerpo lentamente; sabe que así es como yo lo siento más fuertemente y expulso de mí ese perfume desesperado. Saborea mis aullidos, y yo corono sus ladridos. Somos simbióticos, él y yo: he vivido en su presencia antes de conocer la mía.


Hoy, y hace días, soy papiro, soy su esclava y su pedazo de carne vieja. Me pisa, me mastica, me escupe, me come, me traga, me regurgita. Pasiva y ennegrecida, reboto en su boca y me ahogo en su esófago. No me importa, es mi Lobo de siempre. El día que él me digiera, será mi propia mano la que acabe mis días, y mi Melancolobo, mi bestia senil, se relamerá en su agonía hasta que, simbiontes, ambos seamos sólo polvo de papiros.


3 ideas compartidas:

Ethan dijo...

Autodestructivo, elegante. Algo reverdece.
Agradable.

Mola leerte.

http://www.e4.com/images/mb/E4/skins/dale/Cassie-2-ep22.jpg

Me hace pensar en ti.

Ezequiel dijo...

Me fascina leer lo que escribís...

Me fascina leerte...




Te amo, sabés?

Otra Amor de un balcon dijo...

Me Fascina...

Publicar un comentario

 
Copyright ©  .
Blogger Theme by BloggerThemes | Theme designed by Jakothan Sponsored by Internet Entrepreneur