Relatos, narraciones, cuentos, historias. Nunca supe la diferencia.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Cuásares

2 ideas compartidas
Si vos fueras una galaxia y yo fuera el mar, ¿en qué convertiríamos el nosotros, el nos, el somosdosomos? Me pregunto una, dos, mil veces. Pareciera que el tiempo late siempre en el mismo lugar, en ese tatuaje o esa herida que se cierra y descierra entre momento y otro, ahí abre, ahí desabre. Y si yo fuera cuásar y vos laguna, ¿pasaría idénticamente igual-equivalente? Yo sería la estrellada y nebulosa, y vos, quizá, limpio y transparente reflejando mis millones de luciérnagas.

Si los dos fuéramos lagos, no habría nada. Sólo algas y barro. Naufragios de árboles, y algunos pececitos minúsculos viajando eternamente y desconociéndonos siempre, nunca recordándonos.

Si los dos fuéramos nebulosas, estaríamos cegados de supernovas y bolas de helio quemándose eternamente. Qué estrés, ¿no? El de ser una estrella. Ahí, flotando en la mitad de la nada con planetitas orbitándote como si fueran patitos y vos mamá Pata, prendida fuego y en la oscuridad. No nos conoceríamos, tan distantes el uno del otro. Sólo nos veríamos a través de las infinitas capas del universo, y pensaríamos en el otro como una imposibilidad lejana, como la promesa de lo que no es nunca.

Pero las cosas son, los segundos calan siempre la misma hendidura. Estás vos, estoy yo, estamos. Y no somos ni océanos ni sistemas solares, somos simples personas, humanos construidos por proteínas, lípidos, carbohidratos, lo que sea. Tan pequeñísimos, tan inmensos. Somos constelados y acuíferos a la vez.

Tengo miedo de tus aguas y tus planetas. ¿Temés a los míos?

Ahí viene el sueño a paliar mi duermevela, mi estado crepuscular. Nos vemos del otro lado.


 
Copyright ©  .
Blogger Theme by BloggerThemes | Theme designed by Jakothan Sponsored by Internet Entrepreneur