Relatos, narraciones, cuentos, historias. Nunca supe la diferencia.

viernes, 13 de agosto de 2010

Lunar

0 ideas compartidas
Estás ahí, universándome el silencio, y al aproximarme descubro la tierra que neblina tus contornos áridos. Sos incierto, como lo has sido antes de mis pupilas invasivas y mis manos fútiles, de mis palabras que te lluvian entero como a un viajero solitario. Si conociera, quizá, los nudos que te enredan, acabarían mis palabras por perder su inutilidad y tormentarte, triste y sombrío, en tus páramos de silencio. Es esa perpleja soledad que te huracana lo que me nieva, me lleva a arrastrarme a tu ventana de tinieblas y acariciar tu frialdad, te luno en tus noches de vacíos; quiero solarte el alma y brisar tus dolores.


No lo consigo. Me ventiscás el cuerpo, aguándome la voluntad en volutas de escarnio; regreso a mi usual eclipse de luces. Estoy oleando contra la rocación de tus costas estériles. Y mientras te océano nuevamente, mientras entierro mis dedos intangibles en tus arenas, se me glacian los ojos; estoy hundida en tu profundidad de mil horrores, destripada por tu retroceso interminable. Me voy sismando. Vos te nublás a mis ojos nuevamente, universándome la soledad.
 
Copyright ©  .
Blogger Theme by BloggerThemes | Theme designed by Jakothan Sponsored by Internet Entrepreneur